En los últimos años se han producido grandes avances en las técnicas quirúrgicas. Gracias a ellos hoy en día pocos pacientes necesitan del uso convencional del bisturí para su intervención, algo que resultaba indispensable en la “cirugía abierta” convencional. Vivimos el auge de las denominadas “cirugías mínimamente invasivas”

CIRUGIA ENDOSCOPICA

Cuando el paciente sufre de problemas a causa de un crecimiento benigno de la próstata (hiperplasia nodular prostática) o bien un tumor de vejiga, podía ser intervenido a través de la uretra, sin cortes externos, por técnicas de resección transuretral. El sistema clásico realizaba cortes endoscópicos de la próstata en pequeños fragmentos, con algún riesgo de sangrado e incontinencia urinaria. En los centros mas avanzados, ya se dispone de nuevas técnicas con plasma o láser.

LAPAROSCOPIA Y ROBOTICA
En aquellos casos en que es preciso extirpar totalmente la próstata ante la presencia de un tumor maligno, o en distintas enfermedades de los riñones como tumores , cálculos o estenosis, o en las patologías de la glándula suprarrenal, la cirugía abierta está siendo paulatinamente sustituida por la cirugía laparoscópica.
Mediante la intervención laparoscópica es suficiente con realizar pequeñas incisiones de medio centímetro o 1 cm, por las que se introduce una cámara de alta resolución y diminuto instrumental para realizar la operación desde dentro del abdomen. El cirujano y su equipo controlan la intervención con gran detalle a través de una pantalla de alta definición. Esto no solo supone una gran ventaja en cuanto al bienestar del enfermo, porque cuanto menores sean las heridas notará menos dolor postoperatorio y podrá abandonar antes el hospital y reincorporarse muy pronto a su vida normal. También se ha demostrado que el abordaje laparoscópico causa menos pérdidas de sangre, disminuyendo la necesidad de transfusiones; y en manos expertas puede incluso mejorar la precisión en la operación, al introducir una cámara que proporciona una imagen nítida y aumentada de órganos alejados, con detalles que el simple ojo no ve.

En este sentido, hoy día el último avance lo supone la cirugía robótica. Consiste en una evolución de la laparoscopia, en la que la cámara y los instrumentos no son manejados directamente por las manos de un cirujano, sino por los brazos de un robot. Este robot es controlado por el especialista mediante los mandos de una consola, y le permite realizar movimientos mucho más cómodos y delicados, sin temblores, y con imágenes en tres dimensiones del interior del abdomen del paciente. Su principal inconveniente, que ha limitado en gran medida su uso hasta la fecha, es su elevado coste actual comparado con la laparoscopia convencional.

Mas información sobre Cirugía Robótica da Vinci:
http://www.robotprostata.es
abaton02
CENTRO MEDICO ABATON
Avenida Primo de Rivera 3-1º
15006 - A Coruña  
tfn: 981 15 13 11
mail  abaton@centromedicoabaton.com